Autores 2014

David Levinthal

Wild West

Levinthal_14_01

Fue el primero, componiendo en blanco y negro, en utilizar juguetes para dar a conocer su imaginario de la Primera Guerra Mundial. Para la Segunda, incluso para el tema de los campos de concentración, continuó utilizándolos aprovechando de la mejor manera posible los colores de las Polaroid de gran formato. Detrás de esta puesta en escena –la representación de la guerra–, evidentemente, se plantea la cuestión de la legitimidad de la venta de estos juguetes a los niños, del significado que puede haber en ello más allá de lo comercial. Se sabe que los niños juegan a la guerra, desde siempre, para imitar la ferocidad de los adultos y sentirse más fuertes. Se sabe que hoy su modelo no es la guerra real sino estas imágenes que les llegan sin descanso desde las pantallas, la televisión y los videojuegos, con su letanía de muertos, violencia y atrocidades. El artista, quien abordó con los mismos dispositivos una reflexión sobre la imagen de los negros en Estados Unidos –y en otros lugares–, así como el mito de las pin-up, la Barbie, el glamour o el béisbol, entre otros, descifra los estereotipos que pone en escena. Como el de los cowboys y los indios, masacre históricamente real que el cine ha transformado en épica.

 

Nace en 1949 en San Francisco, vive y trabaja en Nueva York. Estudió Fotografía en la Universidad de Yale y Ciencias Empresariales en el MIT. En 1997 el International Center of Photography de Nueva York organizó su primera retrospectiva. Ha recibido la Beca Guggenheim y la de la agencia National Endowment for the Art. Su trabajo forma parte de numerosas colecciones como la del Whitney Museum of American Art, el Museum of Modern Art o el Metropolitan Museum of Art.

 

Levinthal_14_02 Levinthal_14_03 Levinthal_14_04