Autores 2015

Jesús de Echebarría

Estereoscópico

J_Echebarria_14_01

 

Durante la primera mitad del siglo XX los viajes estuvieron reservados a los aventureros o, de manera más general, a la burguesía. Se trataba de, como en el caso de nuestro fotógrafo apasionado por el relieve y las vistas estereoscópicas, viajes familiares a menudo a lugares naturales –se viajaba para visitar las maravillas del paisaje–,o bien a espacios culturales de referencia.París e Italia han sido espacios fotografiados por numerosos turistas refinados en busca de souvenirs que pudieran compartir a su regreso. Imágenes de aficionado, mantienen una relación fundamental con la noción de memoria y a menudo han sido conservadas en los ábumes llamados de viaje y se revelan muy instructivas sobre la manera en la que se llevó a cabo el descubrimiento del mundo hace un siglo. Una oportunidad, también, para percibir la brecha que nos separa de esa forma de viaje en la que el turismo masivo ha diseñado rutas obligatorias que a menudo se convierten en recorridos sin sentido…

 

Nació en Bilbao en 1882 en el seno de una familia de la burguesía media bilbaína. Realizó estudios mercantiles y en 1903 entró a trabajar en el Banco de Bilbao, puesto del que se vería privado durante diez años por motivos políticos. Entre sus aficiones se encontraba el estudio del euskara y la fotografía estereoscópica, actividad que le llevó a viajar, a ganar varios premios y menciones honoríficas e incluso a merecer la atención de algunas publicaciones extranjeras de la época. Murió en Bilbao a la edad de 80 años.

 

J_Echebarria_14_02